La delicadeza hecha joyas

El fuego, elemento transformador

Horno caliente con vidrio al rojo vivo - Joyería de vidrio Tejeluz.

Piezas todavia calientes en el horno

La clave de todo es la temperatura necesaria durante el tiempo justo

Tejeluz

El fuego. Ese elemento transformador. Necesario para casi cualquier trabajo artesanal, o industrial, con el vidrio. Un material que se crea con calor a partir de la arena de sílice, principalmente. Y que se puede trabajar, moldear y reutilizar también con calor.

Lo más normal es calentarlo, ya sea con soplete o en crisol, y luego moldearlo como se desee. La temperatura hace que la dureza poco a poco desaparezca y se vaya reblandeciendo, de hecho aplicando la temperatura adecuada se volvería completamente líquido. Se requiere encontrar la adecuada para que el material esté maleable, pero no esté demasiado licuado para poder trabajarlo, ya que sería imposible salvo para verterlo en moldes. Puedes ver algo más sobre el soplado de vidrio en caliente en la wikipedia o en La real fábrica.

Sin embargo para mi joyería de vidrio utilizo otra técnica que se llama fusíng, o fusión. En ella primero se corta el vidrio en frío con la forma deseada, se monta y luego se lleva al horno para que la temperatura lo ablande y se unan las piezas. En cierto modo son técnicas artesanales opuestas para llegar al mismo lugar. En una se trabaja y después es cuando se le aplica el calor y en la otra primero se calienta y luego es cuando se le da forma.

 

Apertura de horno para enfriamiento

Es necesaria la precisión y el equilibrio. Pues aunque en ocasiones puedo unir las piezas con pegamento al montarlas, luego dentro del horno ese adhesivo se quemará. Sin un equilibrio que mantenga cada elemento en su lugar se caerán, es decir que se perderá el diseño y se estropeará la joya de vidrio, que habrá que desechar.

Otro aspecto importante es cuánto quieres que se fundan. Se pueden llegar a fundir completamente, pero para mi lo bonito es cuando se conservan los volúmenes y las formas. Y hay radica la dificultad: aplicar la temperatura necesaria durante el tiempo justo. El horno siempre da sorpresas, casi siempre negativas. Nunca sabes bien que te vas a encontrar al abrirlo.

 

Piezas de vidrio en horno. Trabajo artesano. Vidrio artístico. Joyería sostenible Tejeluz.

Piezas al rojo vivo en horno

Lo cierto es que el vidrio es un material fascinante, hermoso como pocos y emotivo como ninguno, ya que sus colores y el modo en que interactúa con la luz transmiten mucha emoción. Pero difícil de trabajar. Y sin embargo ofrece tantas posibilidades que me tiene enamorado de mi trabajo artesano. De igual modo que ya anteriormente ha enamorado a muchos otros a lo largo de la historia.

Puedes ver algunas de esas joyas de vidrio y plata en la tienda aqui.

 

Ir arriba